top of page
  • Foto del escritorJuan Carvajal

El Secreto de la Felicidad



En la inmensidad de Guatavita, donde la naturaleza susurra secretos antiguos y el cielo se extiende en un lienzo de infinitas posibilidades, se encuentra un lugar de encuentro entre el ser y el cosmos: KingDome. Aquí, lejos de la vorágine de la vida moderna, se ofrece no solo un espacio físico para descansar, sino un santuario para el alma, un punto de conexión con la esencia más pura de nuestra existencia.


Reflexionando sobre las enseñanzas del Estudio de Harvard sobre la Felicidad, nos damos cuenta de que la clave de una vida plena no radica en las posesiones materiales ni en los logros externos, sino en la calidad de nuestras relaciones y en nuestra capacidad para conectar profundamente con el mundo a nuestro alrededor.


El Estudio de Desarrollo Adulto de Harvard, uno de los estudios longitudinales más largos sobre la felicidad y la salud en la vida adulta, inició en 1938. Ha seguido a 724 hombres durante más de 80 años, recopilando datos sobre varios aspectos de sus vidas. Los hallazgos clave sugieren que las relaciones fuertes y saludables son el factor más significativo para la felicidad y la longevidad, superando a la fama y la riqueza. La calidad de las relaciones íntimas resultó ser un mejor predictor de una vida feliz y saludable que el nivel de colesterol.


En KingDome, cada detalle, desde la arquitectura de nuestros domos hasta las actividades cuidadosamente seleccionadas, está diseñado para fomentar estos momentos de conexión auténtica, ya sea con uno mismo, con seres queridos, o con la majestuosidad de la naturaleza que nos rodea.


Al ofrecer un retiro del ruido y del afán, KingDome invita a sus huéspedes a sumergirse en la tranquilidad, a redescubrir la alegría de la simplicidad y a reconectar con lo esencial. Es en este retorno a lo básico donde a menudo encontramos las respuestas a las preguntas más complejas de la vida, descubrimos la paz interior y recordamos cómo es sentirse verdaderamente vivos.


Así, KingDome se convierte en más que un destino; es un viaje hacia el interior, un llamado a vivir con intención y a celebrar los momentos que definen nuestra humanidad. En cada amanecer que baña de oro el embalse, en cada fogata que reúne historias y sueños bajo el manto estrellado, hay una invitación a abrazar la vida con todo su esplendor y misterio.




Te invitamos a explorar este espacio de belleza y serenidad, a permitirte ser vulnerable, a abrir tu corazón a las maravillas del universo y a encontrar, en la quietud de Guatavita, el refugio para el alma que siempre has buscado. Porque en el fondo, más allá de todo, lo que buscamos es volver a casa, a nuestro verdadero hogar, donde la felicidad no es un destino, sino un camino que recorremos con cada respiración consciente, cada paso lleno de asombro, y cada instante compartido en amor.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page